Autores:

Ximena Dávila
Humberto Maturana

Resumen:

Los problemas humanos no surgen de errores en el razonar sino que surgen de conflictos en el emocionar. Los errores del razonar surgen como equivocaciones al operar con coherencias lógicas en un dominio de coherencias operacionales particular, y se resuelven revisando las operaciones hechas en ese dominio. Los problemas humanos, en cambio, surgen en el entrecruzamiento inconsciente de deseos contradictorios, y se resuelven desde un meta-dominio reflexivo que permite, como un acto en la emoción, mirar esos deseos y hacerse cargo de si uno quiere o no quiere el mundo y el habitar que surgiría si uno dejase que uno u otro de esos deseos guiase su hacer.
El entender y el actuar es siempre un acto individual que surge en el ser co- creador con otros de un habitar en una comunidad. Todo ser vivo existe en un mundo que surge con el, y que como habitar ocurre como una trama relacional de múltiples dimensiones que constituye el ámbito en que se realiza su vivir. El actuar de un ser vivo ocurre siempre en una localidad operacional desde la que no se ve toda la trama relacional del habitar que vive pero la implica. Los seres humanos vivimos en comunidades constituidas como redes de conversaciones en una biosfera que nos contiene y hace posibles como el ámbito biológico en que se da nuestro vivir. Los seres vivos existen en la realización de su vivir como individuos. Todo organismo opera desde sí como centro corporal dinámico donde se entrecruzan todas las dimensiones de la existencia que surge desde el. Por esto todo ser vivo opera como el centro del cosmos desde su existir como totalidad cerrada infranqueable en tanto sistema autopoiético. Los seres humanos como seres que existimos en el lenguajear somos una anomalía, somos seres que desde el explicar nuestro existir como seres conscientes vemos el cosmos que vivimos como lo que nos contiene.

Deja un comentario

Seleccione su moneda